Universidad de Jóvenes Emprendedores y Creativos

Lo que “el vestido” nos enseña acerca de las diferentes perspectivas de las cosas

969 0 23 marzo, 2015

Si eres un líder tienen que entender los secretos que esconde el famoso vestido de distintos colores. 

A menos que hayas estado toda la semana pasada en una isla lejana y sin wi-fi, probablemente has escuchado algo sobre “el vestido”. A principios de este mes, apareció la foto de un vestido en las redes sociales, y poder identificar sus colores se convirtió en una fuente de estrés y discusión en todo el mundo. No exagero, ya que comentarios como “¡no aguanto más!” o “si ese color no es dorado, entonces toda mi vida ha sido una mentira”, son sólo una mínima muestra de la polémica que generó.

Al principio, estaba convencida de que el vestido era obviamente blanco y dorado. No fue sino hasta que vi la foto más tarde que me di cuenta que era azul y negro. La verdad es que es azul y negro, y existe una explicación científica fascinante que justifica nuestra confusión.

Aún cuando este debate sea un poco molesto, representa una lección importante de liderazgo: sin importar lo seguros que estemos de una situación en particular, si nos volvemos demasiado apegados a nuestros puntos de vista, no podremos resolver los problemas que se nos presenten ni tampoco mantener relaciones o tomar buenas decisiones. De hecho, la habilidad de poder considerar diferentes perspectivas es definitoria de liderazgo. Metafóricamente hablando, si vemos un problema de color “blanco y dorado”, también debemos desarrollar las habilidades para poder verlo “azul y negro”.
vestido-portada

La próxima vez que tengas un problema, hazte las siguientes cuatro preguntas que de seguro aumentarán tu perspectiva:

1. ¿Qué mas podría ser la causa de este problema?

La semana pasada, un ejecutivo se me acercó con un problema auto diagnosticado de “feedback”. Hasta hace poco había estado involucrado en demasiadas situaciones donde tuvo que entregarle a su equipo de trabajo un feedback constructivo. Le pregunté por qué creía que lo que tenía era un problema de “feedback”. Me respondió: “porque el feedback no está funcionando”.

Tomé una pausa. “¿Has pensado que quizás esto no sea un problema de feedback en absoluto?”, a lo que siguió un momento de realización. Lo que parecía un problema de feedback era más bien un problema de expectativas. Él no le estaba dando una dirección clara a su equipo por lo que el equipo intentaba adivinar lo que se esperaba de ellos y hacían las cosas mal. El vestido blanco y dorado era en realidad azul y negro.

perspective

Como seres humanos, nuestros poderes de percepción son defectuosos. En su excelente libro, “Decisive”, mis colegas Chip y Dan Heath discuten sobre la idea que, al momento de resolver problemas, prematuramente limitamos nuestras elecciones. Por lo tanto, antes de elegir la solución, asegúrate de considerar todas tus opciones y apuntar al tema correcto.


2. ¿Como vería esta situación una persona neutral?

El hecho de que el matrimonio promedio se vuelva cada vez menos satisfactorio con el tiempo es un dato desagradable. Determinados en cambiar esta situación, un grupo de investigadores probó un tipo de intervención en 60 matrimonios. Luego de un periodo de tiempo, se les pidió a las parejas que pensaran como una tercera persona, neutral, en el conflicto de sus matrimonios. Para algunos la calidad de su matrimonio era peor de lo esperado y para otros mejor. La única diferencia fue el cambio de perspectiva.

Los líderes exitosos (y sus esposas) deben presionarse a sí mismos para poder ser mas objetivos en relación a sus propios puntos de vista. La próxima vez que tengas un problema, especialmente si tienes muchos sentimientos involucrados, atrévete a tomar una perspectiva diferente para poder entender cuál es la mejor solución posible.


3. ¿Las suposiciones que pienso están basadas en hechos específicos?

Una vez estuve orientando a una ejecutiva superestrella que estaba convencida que su jefe estaba intentando destruirla. Casi cada semana, me contaba historias que, para ella, eran pruebas fehacientes que respaldaban su hipótesis. Pero en cada historia, los motivos detrás del comportamiento de su jefe eran tan ambiguos que no estaba convencida. Un día, le pregunté: “¿Qué evidencia objetiva tienes de que tu jefa te quiere destruir?”. Luego de un par de segundos de silencio absoluto, me dijo: “Nada en absoluto”.

Esta ejecutiva, sin siquiera darse cuenta, estaba cometiendo un error que los seres humanos cometen miles de veces al día. Se fijó en el comportamiento de su jefa, hizo suposiciones acerca de las razones detrás de su comportamiento, y luego reaccionó a partir de esas suposiciones. El gurú de los negocios, Chris Argyrus, llama a esto “la escalera de la deducción”. La mejor forma de saber si estás subiendo la escalera es preguntándote: “¿Qué evidencia tengo realmente?” o “¿Qué otra razón puede haber para justificar el actuar de esta persona?”. Puede que descubras que no tienes motivos para creer en las suposiciones que tienes.

4. Cuando estés seguro, piensa en el vestido

El vestido más famoso de internet nos recuerda de una simple verdad: no existe una manera correcta de percibir un color. Para los líderes, esto también se puede aplicar: no existe una manera correcta de percibir un problema. La única manera errada que existe de abordarlos es confiándose demasiado en nuestra propia perspectiva.

Por lo tanto, los mejores líderes entienden sus prejuicios, saben que superar esos prejuicios es de vital importancia y poseen modos repetibles de desafiar la forma en la que ven el mundo.

Visto en Entrepreneur

http://www.accionpreferente.com/estrategia/lo-que-el-vestido-nos-ensena-acerca-de-las-diferentes-perspectivas-de-las-cosas/

Sobre 

Añade tu comentario

Su dirección de email no será pública *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios Recientes
Financiado por
PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS
Fotografía de Cromavisión
    Últimos Tweets
    • 3 meses ago

    • 4 meses ago

    • 4 meses ago

    Comparte
    Si lo que ves te gusta, díselo a todo el mundo. Si no te gusta dínoslo a nosotros.

    Suscríbete a nuestra newsletter y empieza a recibir desde hoy todo lo que podemos ofrecerte.