Universidad de Jóvenes Emprendedores y Creativos

Proyectos tecnológicos de mujeres jóvenes que se han convertido en una referencia internacional

10 0 20 Agosto, 2017

Melanie Perkins, Canva

Melanie Perkins a lo mejor no te suena todavía, pero seguro que sí te suena Canva. Es la startup que ha creado el programa de diseño gráfico online gratuito (para ser exactos tiene un modelo de negocio freemium) que utilizan 9,2 millones de personas en todo el mundo sin tener ninguna idea de eso, de diseño gráfico.

¿Qué para qué quieren 9,2 millones de personas una herramienta de maquetación online? ¿Qué tal para diseñar campañas de anuncios en Facebook con plantillas y medidas ad hoc? ¿O para crear infografías? ¿Y todo esto tiene sentido? A finales de 2015 consiguió una inversión de 15 millones de dólares (la empresa está valorada en 165 millones de dólares).

“Apple democratizó los ordenadores. Google democratizó la información. eBay democratizó el comercio online. Canva está haciendo exactamente lo mismo con el diseño gráfico. Y no hay muchas oportunidades en el mercado para democratizar un sector”, resume Guy Kawasaki, inversor privado, autor de bestsellers de gestión empresarial, como El arte de empezar, actual Chief Evangelist de Canva y anterior Chief Evangelist de Apple.

Perkins montó su primera empresa en 2007, con 19 años: Fusion Books, una herramienta online para generar anuarios escolares, y el germen (software fácil de usar para generar un producto visual) de su actual negocio.

Danae Ringelmann, Indiegogo

Danae Ringelmann, cofundadora de Indiegogo, tenía muy claro cuando estudiaba en la escuela de negocios de la Universidad de California en Berkeley el tipo de empresa que quería montar, pero no tan claro el canal. El tipo de negocio era una plataforma para conseguir pequeños inversores para lanzar ideas de negocio viables. Al acabar sus estudios universitarios, antes de volver a la escuela de negocios, estuvo trabajando en Wall Street. Ahí fue donde tuvo la idea era “democratizar la financiación”.

El problema es que al principio pensaba que esta plataforma tenía que ser offline. Afortunadamente coincidió en la escuela de negocios con los que pronto serían sus socios, Eric Schell y Slava Rubin, que la convencieron para que el canal fuera Internet. Y así nació en enero de 2008, Indiegogo, un año antes que Kickstarter (por si estabas a punto de decir que eso ya lo hacía Kickstarter).

Ahora es fácil hablar de crowdfunding (bueno, hasta cierto punto), pero en 2008, justo un año después de la explosión de la crisis financiera internacional… El mérito de Ringelmann, además del concepto, es la capacidad para generar casos de éxito que ayudaran hace ocho años a entender la propuesta de valor, el modelo de negocio (microinversión) y el modelo de ingresos (entre un 4% y un 9% del total recaudado). Porque el esfuerzo que puso en generar esas historias de éxito marco la diferencia entre tener un negocio o que su idea pasara a engrosar el cementerio de las buenas ideas. Su particular pica en Flandes fue el Festival de Cine Independiente de Sundance.

Kathryn Minshew, The Muse

¿Cuántas veces has podido curiosear el interior de una empresa en la que quieres trabajar? ¿O leer sobre cómo consiguieron el empleo trabajadores en activo? Y, además, hacerlo mientras estás buscando ofertas de trabajo. La respuesta, ya te lo decimos nosotros, es: nunca, salvo que ya conocieras The Muse. Ésta es otra propuesta para abordar el acceso al mercado laboral y la búsqueda de talento.

The Muse combina la bolsa de trabajo tradicional con formación gratuita online para clavar las entrevistas, además de ofrecer información sobre el mercado laboral y las habilidades necesarias para desarrollar una carrera profesional saludable, pero sobre todo aporta información sobre lo que hay al otro lado: puedes ver cómo son las oficinas por dentro, qué buscan los directores de recursos humanos, se incluyen perfiles de trabajadores y jefes de esas empresas, artículos sobre la cultura empresarial… Kathryn Minshew empezó este negocio con 26 años como una revista online de recursos humanos que fue mutando, mutando, mutando…

Marcia Kilgore, FitFlop

Biomecánica y moda, la verdad, suenan a términos antitéticos. Suenan a agua y aceite. Que sí, que se pueden juntar, pero o son una cosa u otra, no una combinación perfecta. Salvo en el caso de la marca de Marcia KilgoreFitFlop, que lleva vendidos más de 5 millones de zapatos con esta peculiar combinación. Nos referimos a que la Biblia de la moda Harper’s Bazaar no suele conceder el premio a innovación del año a cualquier prenda, por mucha innovación que lleve…

La cuestión es que Kilgore ya había demostrado que era capaz de revolucionar el negocio de los spas, con Bliss, que vendió al gigante LMVH, y de la cosmética con una marca indieSoap & Glory, que vendió en 2014 a la cadena Boots.

Debra Sterling, Goldie Blox

Sólo un 14% de los ingenieros que trabajan ahora mismo en el mundo son mujeres. No lo decimos nosotros, lo dice la startup Goldie Box, que diseña y vende online juguetes para aprender ingeniería desde edades tempranas y enfocados a niñas que un día serán mujeres.

Aprender los principios del prototipado no tiene por qué ser aburrido. La clave está en empezar pronto –no hay que esperar a la universidad– y en enseñarlo de forma divertida. Debra Sterling, fundadora de Goldie Blox, está convencida de que se pueden diseñar juguetes de construcción y libros capaces de estimular el espíritu innovador en las niñas para que en el futuro les pique el gusanillo de la ingeniería.

Añade tu comentario

Su dirección de email no será pública *

Financiado por
PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS
Fotografía de Cromavisión
    Últimos Tweets
    • 4 horas ago

    • 2 días ago

    • 4 días ago

    Comparte
    Si lo que ves te gusta, díselo a todo el mundo. Si no te gusta dínoslo a nosotros.
    • Likes 6

    Suscríbete a nuestra newsletter y empieza a recibir desde hoy todo lo que podemos ofrecerte.